Deja de esperar un cambio en los demás
Deja de esperar un cambio en los demás, cambia tú, y tu vida también lo hará de una forma directa. El único poder que tienes en relación con el cambio es aquel que remite a ti mismo, a tu actitud y a tu comportamiento. Sin embargo, no está en tu mano que aquellos que te rodean sean como tú quieres. Por ello, quedar a la espera de algo imposible solo causa frustración, insatisfacción y dolor. Además, todo el tiempo perdido en un objetivo tan poco gratificante puede ser invertido en algo que te llene mucho más y que te haga ser más feliz. Al menos, cuando pones el norte de tu mapa del mundo en ti mismo y no en un factor externo a tu voluntad, te sientes más libre porque eres consciente de tu potencial.

Esperar el cambio en los demás, desde un punto de vista emocional es muy comprensible porque está claro que a veces, ciertos detalles pueden sorprender de una forma negativa. Creemos que todo el mundo observa las cosas como nosotros las vemos, o que todas las personas deberían comportarse en base a nuestro criterio porque lo consideramos el más adecuado. Pero olvidamos que cada ser humano es diferente, piensa de forma autónoma y en base a la subjetividad. Por ello, es mejor entenderlo y disfrutar de la riqueza de las relaciones interpersonales en vez de quedarnos constantemente con el mal sabor de boca que produce esperar algo que nunca llega. Alguien no cambia por agradar a otra persona sino porque de verdad, quiere hacerlo.

Cuando te ves a ti mismo esperando un cambio en alguien que te rodea puedes hacerte la siguiente pregunta: ¿Por qué es para ti tan importante ese cambio? Por otra parte, en caso de que la insatisfacción que sientas sea muy fuerte también puedes preguntarte: ¿Por qué mantienes en tu vida a alguien que te hace sufrir tanto?