Déjate conocer
Existen personas que son muy valiosas, siempre aportan cosas buenas a los demás, incluso, con su sola presencia. Sin embargo, el concepto que tienen de sí mismas difiere del que tienen sus amigos y familiares. De este modo, a veces, tienen barreras emocionales que dificultan la comunicación interpersonal. En general, no pasa nada ya que todas las personas tenemos que superar inseguridades, sin embargo, conviene tener en cuenta que se puede aprender a vivir un poco mejor cada día. Para ello, puedes tomar nota de tres puntos de tu carácter que te gustaría cambiar.

Ser consciente de aquello que te gusta menos de tu modo de ser te hará ser más realista con tu punto de partida y el punto de llegada. En general, para poder tener una relación de amistad, familiar y de pareja excelente merece la pena que te dejes conocer, que te muestres libre con aquellos que son cercanos a ti. Es decir, no se trata de ser un libro abierto con cualquier persona sino que es esencial aprender a seleccionar a aquellos que son de confianza, que te respetan y te valoran.

Las barreras emocionales tienen causas muy diferentes: a veces, proceden de una mala experiencia en el amor, en otras ocasiones, pueden tener su causa en una familia desestructurada, problemas de autoestima, una infancia poco positiva o mil razones más en tanto que cada vida, y cada historia es diferente.

Lo importante es que si abres un poco más los ojos, podrás conocer gente buena a tu alrededor que puede aportarte cosas positivas en tu rutina diaria. Para ello, es importante que tengas un espacio de ocio a lo largo de la semana y también, un ambiente en el que poder cultivar tus aficiones y tu modo de ser. En ocasiones, en la vida, puede que tengas que empezar de nuevo. Es decir, puede que debas volver a buscar amigos, así puede suceder, por ejemplo, ante un cambio de ciudad.