Derechos fundamentales en las relaciones personales
En las relaciones personales todos tenemos derechos y también deberes, no sólo cuando queremos que una relación cercana prospere de una forma positiva sino que también, la convivencia social se sustenta en el equilibrio de derechos y obligaciones. Poniendo el foco de atención en las relaciones de amor y de amistad, hoy me gustaría analizar los derechos fundamentales de una persona para poder ser feliz rodeándose de las personas adecuadas.

En primer lugar, en la vida es un derecho emocional, poder cambiar de opinión. Si nos negamos este poder, entonces, no podremos apartar de nuestro mundo a personas que nos han decepcionado una vez tras otra. Es positivo decir adiós de vez en cuando para que la luz interior vuelva a florecer lejos de la energía negativa que causa la decepción. Por tanto, el derecho a decidir quién quieres que forme parte de tu vida también te pertenece. Mientras que la familia viene dada a un ser humano desde el nacimiento, por el contrario, en tu mano está decidir quién quieres que sea tu amigo.

Además, también tienes el derecho de marcar tus propios límites en una relación. Cada persona tiene sus propios límites en base a sus valores y también al tipo de relación que quiere tener con otra persona. No marcas los mismos límites a un compañero de trabajo que a un íntimo amigo, por ejemplo. Los límites implican un grado de confianza. Por ello, si en algún momento crees que alguien te pregunta algo que es muy privado y no quieres responder, di claramente que no quieres hablar de ese tema.

La libertad es un derecho en las relaciones interpersonales, por ello, tienes el derecho de decir no a alguien que te insiste en que quiere volver a reconciliarse contigo. Sin duda, en las relaciones personales existen derechos y obligaciones, pero hoy solo hemos reflexionado sobre el primer aspecto.