Desarrolla tu inteligencia emocional
Tanto en nuestras relaciones con los demás, como en la relación con nosotros mismos, es importante poseer una buena inteligencia emocional, ya que ésta es la herramienta que nos va a permitir identificar emociones y sentimientos, tanto nuestros como de los demás, así como manejar nuestras emociones y las de los demás. Es por esto que la inteligencia emocional se convierte en un elemento que nos permite mejorar nuestras relaciones con los demás, ya sea en el ámbito personal o profesional.

Existen personas que poseen un alto grado de esta inteligencia de forma natural, pero otras necesitan aprender a desarrollarla, para lo que se pueden seguir una serie de pautas:

– Deja espacio para saber cómo te sientes: En nuestro día a día pocas veces tenemos tiempo para pensar en cómo nos sentimos, lo que nos lleva muchas veces a desconectar de nuestras emociones. Por ello es importante, cada día, tomarnos cinco minutos y relajarnos y preguntarnos cómo nos sentimos, sobre todo si estamos atravesando un periodo complicado.

Es importante no dar una respuesta rápida, sino reflexionar realmente sobre cómo nos sentimos.

– No rechaces los sentimientos negativos: Tenemos tendencia a buscar aquello que evite que nos sintamos mal, ya sea en forma de comida, distracción, alcohol, etc. Es aconsejable que nos permitamos sentir lo que sentimos, aunque sea negativo, como dolor, angustia, tristeza… de ese modo, podremos manejar mejor este tipo de emociones, tanto en nosotros como en los demás, lo cual nos ayudará, a la larga, a sentirnos mejor con nosotros mismos y a superar más rápidamente dichos sentimientos.

– Escucha a tu cuerpo: Muchos sentimientos reprimidos se reflejan en forma de dolores de cabeza o de estómago. Cuando los sientas, escucha los sentimientos que acompañan a dichos síntomas.

– Escribe tus sentimientos: Hacerlo te ayudará a clarificarlos y a superarlos y a evitar una excesiva autoatención y rumiación de tus sentimientos.