Descansar para volver a empezar
¿Estás cansado de las decepciones de la vida y agotado por la sensación de cansancio? Entonces, para, respira y descansa todo el tiempo que creas necesario. Vivimos en la sociedad de la prisa, del rendimiento y de la productividad como si el ser humano fuese una máquina que no tiene límites. La realidad es que sí, que el organismo necesita descansar en base a las leyes de la materia y del tiempo.

Por otra parte, descansar es tan importante que ese es uno de los ingredientes necesarios del proceso de recuperación de una persona en un periodo de tristeza. Es decir, implica cuidar de ti mismo, dormir más tiempo, apostar por la calma como un medio de relax y de bienestar. Es importante parar para volver a empezar siempre que lo necesites aunque a veces, tendrás la sensación de que el entorno no te lo permite. Así sucede por ejemplo, en el caso de aquellas personas que cuidan de un enfermo dependiente, por ejemplo, una persona con alzheimer. Del mismo modo, las madres también se han acostumbrado a pensar más en sus hijos que en sí mismas, por ello, prácticamente nunca se quejan ni se conceden un capricho.

Existen muchas formas de descansar, por ejemplo, puedes ir a un balneario, visitar a tus familiares que viven en el pueblo un fin de semana, realizar un viaje más especial, o simplemente, estar en casa y concederte el privilegio de no hacer absolutamente nada. Al menos, nada que no te apetezca hacer. Puedes darte un baño relajante con espuma para realizar un ejercicio de relajación después.

Descansar es esencial cuando te has cansado física o psicológicamente, es decir, se trata de un hábito de vida muy saludable. Por tanto, como te dije anteriormente, cuando te sientas mal, para, descansa y respira como si fuese un imperativo categórico al más puro estilo kantiano.