Descubre cuál es tu punto débil
En muchas ocasiones, hay personas que no entienden que el verdadero trabajo que brota de intentar ser feliz procede de uno mismo. Hay lectores de libros de autoayuda que luego se sienten frustrados porque sienten que no han encontrado lo que buscaban. Una receta universal e inmediata para superar el miedo y lograr ser feliz. Lo cierto es que la filosofía o la psicología en muchos aspectos te da pautas, información y pistas de qué es lo que te puede suceder.

Sin embargo, el verdadero trabajo interior depende de ti mismo y de tu capacidad de analizar tu modo de ser, tus pensamientos, tus valores, tus sentimientos y tu rutina diaria vivida desde un punto de vista emocional. Sin duda, si quieres mejorar y poner en práctica todo tu potencial debes descubrir cuál es tu punto débil. La debilidad no es un síntoma de imperfección, sencillamente, muestra una capacidad tuya que tal vez, debes trabajar más que otras.

Un punto débil puede ser por ejemplo, el pensamiento negativo. En ese caso, deberás centrarte en ese aspecto tuyo de tu personalidad para empezar a dar el giro hacia el optimismo. En otras ocasiones, puede que seas una persona que tiene poca fuerza de voluntad. En ese caso, deberás empezar a fijarte unas metas alcanzables para no frustrate antes de tiempo y poner en práctica el trabajo y la constancia.

Tu punto débil también puede estar vinculado con las relaciones personales. Por ejemplo, aquellas personas que son desconfiadas al extremo no se dan cuenta de que este escudo protector que no tiene ningún sentido les termina alejando de los demás. Por mucho que los demás pongan de su parte. Así como te animo a descubrir cuál es tu punto débil mediante la observación y la introspección, también merece la pena que analices cuáles son tus puntos fuertes porque seguro que tienes más de uno.