Descubre tu personalidad a través de tu postura para dormir
Nuestra personalidad imprime todas las facetas de nuestra vida, incluso cuando estamos durmiendo. Al menos esto es lo que se desprende de un estudio llevado a cabo por el profesor Chris Idzikowski, director del Sleep Assessment and Advisory Service de Londres según el cual, la postura en la que dormimos también refleja con nuestra personalidad y nuestra forma de ser.

Según los resultados derivados del mismo, quienes duermen en posición fetal (un 41% de los individuos que participaron en el estudio) son personas sensibles, ya que la posición del cuerpo sugiere ternura. Son personas que, en un principio son tímidas, pero según van tomando confianza se relajan, se abren y mantienen una relación fluida con los demás.

Quienes duermen de lado, con los brazos a los lados del cuerpo y las piernas estiradas (un 15%) son personas a las que les gusta relacionarse con los demás y confían fácilmente en los extraños, hasta el punto de poder ser un poco ingenuos. Suelen ser despreocupados y hacen amistades con mucha facilidad. Si duermen en esta posición, pero con los brazos extendidos hacia el frente, son también personas sociables que se relacionan con facilidad con los demás, pero son más desconfiados y cínicos. Suelen tardar en tomar decisiones, pero una vez lo hacen es difícil que las cambien.

Aquellos que duermen bocarriba, con los brazos rectos al costado son personas tímidas y reservadas, que prefieren la soledad. Les gusta la rutina y se suelen regir por normas muy estrictas que difícilmente cambian.

Dormir bocabajo, con los brazos bajo la almohada son personas inquietas y nerviosas. No les gustan las críticas y pueden llegar a ser arrogantes.

Dormir bocarriba, con los brazos estirados hacia arriba, rodeando la almohada son personas generosas y abiertas a las que no las gusta el protagonismo y suelen permanecer en segundo plano.