Descubriendo lo que realmente quieres
Muchas veces, a lo largo de nuestra vida, luchamos por conseguir cosas y, cuando las logramos, nos damos cuenta de que, después de tanto esfuerzo, el haberlo conseguido no nos satisface, sino que incluso nos crea un sentimiento de decepción. Esto ocurre no porque la cosa en sí no tenga importancia o no aporte satisfacción, sino porque hemos ido tras ella porque pensábamos que era lo que queríamos, aunque realmente no era así.

Esto sucede porque, en muchos aspectos, no sabemos qué es lo que realmente queremos, lo que realmente nos satisfaría conseguir. Pensamos que es así, pero cuando nos pregunta qué es lo que queremos, no sabemos qué responder, porque no tenemos clara la respuesta.

Para encontrar lo que realmente queremos lo primero que debemos hacer es encontrar un lugar tranquilo donde poder relajarnos, de forma que aquietemos la mente.

Después haremos una lista de todo aquello que querrías si fuera posible. Olvídate de impedimentos económicos, personales o materiales y permítete pensar a lo grande.

Es necesario que te permitas querer todo lo que quieres. Muchas veces nos limitamos en nuestros deseos porque pensamos que son egoístas o que no serían aprobados por los demás. Permítete escribir sin miedo, casi sin pensar, ya que ése es el único modo de reflejar tus deseos.

Cuando termines, compara lo que deseas con lo que tienes hasta ahora. Quizá estés desempeñando un trabajo muy estresante y bien remunerado, cuando lo que realmente quieres es un trabajo tranquilo aunque ganes algo menos. O quizá quieras tener hijos y no hayas encontrado el momento de hablarlo con la pareja. La lista que has escrito recogerá lo que realmente te va a hacer feliz y sentirte completo. Puede que incluso tú mismo te sorprendas.