Descubriendo tus talentos ocultos
¿Tienes algún talento especial? Normalmente, cuando nos hacen esta pregunta, no sabemos qué contestar. A no ser que seamos como Mozart y compongamos sinfonías desde los seis años o cantemos como Maria Callas o bailemos como Nijinski, responderemos que ninguno, que no tenemos ningún talento especial. Pero, contrariamente a lo que pensamos, todos tenemos un talento especial, lo que ocurre es que la mayoría de las veces no somos conscientes de ello.

Esto sucede principalmente porque identificamos el talento con las manifestaciones artísticas como la pintura, la música, el baile, etc. Pero nuestro talento oculto puede ser de cualquier tipo. Nuestro talento oculto es aquella actividad que nos llena, que, aquella que, cuando nos dedicamos a ella, nos hace perder la noción del tiempo, nos lleva a sentirnos plenos y felices y nos hace pensar que realizar esa actividad dota de sentido a nuestra vida.

Identificarlo no siempre es sencillo. Existen personas que lo han hecho desde pequeños, mientras que para otras resulta mucho más difícil. Otras veces, aunque hayamos encontrado nuestro talento, no somos capaces de valorarlo en su justa medida, bien porque tenemos un bajo nivel de autoestima o bien porque los demás nos dicen que desarrollar ese talento es una pérdida de tiempo, no nos va a servir para nada o es una estupidez. Y llevados por estas opiniones abandonamos nuestro talento y buscamos otro que sea mejor visto por los demás lo que, a la larga, sólo nos va a producir frustración.

Este talento especial puede ser de cualquier tipo. Para encontrarlo, reflexiona sobre cuál es eso que tanto te gusta hacer y que cuando lo haces te hace sentir realmente bien. Puede ser algo que ya hayas llevado a cabo, o puede ser exactamente eso que llevas mucho tiempo soñando hacer pero nunca te has atrevido. Si es tu caso, sólo averiguarás si es tu talento oculto intentándolo.