Diferencia entre personas tóxicas y comportamientos tóxicos
Con mucha frecuencia se utiliza el concepto personas tóxicas en artículos de psicología, sin embargo, desde mi punto de vista es más constructivo a nivel emocional hablar sobre comportamientos tóxicos que remiten a actitudes que pueden resultar nocivas para otro pero también, para uno mismo. Todo ser humano es un ser lleno de grandeza, dotado con inteligencia, voluntad y una infinita capacidad de superación.

El ser humano tiene infinita capacidad de superación

Cuando nos referimos a una persona como tóxica, pudiera parecer que no tiene capacidad de cambiar. Sin embargo, cuando utilizamos el concepto de comportamientos tóxicos, ponemos el punto de atención en la actitud de una persona que como tal, tiene capacidad de decisión. Es decir, puede cambiar y corregir sus errores.

Pero además, también es más constructivo hablar sobre actitudes tóxicas en tanto que en ocasiones pueden ser comportamientos que todo ser humano ha tenido en algún momento de su vida (no existe la perfección). La realidad es la misma, lo único que cambia es el modo de definirla.

Diferencia entre personas tóxicas y comportamientos tóxicos

El lenguaje define la realidad

Pero los seres humanos describimos la realidad a través de las palabras. En este sentido, conviene apostar por un lenguaje potenciador y no limitante. La tendencia a poner etiquetas a las personas puede condicionar las relaciones personales de un modo negativo en tanto que parece que una vez que una persona desempeña un rol concreto, ya no tiene opciones de salir de ese rol. Y si algo define en esencia la naturaleza del ser humano es su libertad.

Cuando hablamos de comportamientos tóxicos hacemos referencia a las actitudes o acciones de esa persona. Por el contrario, cuando hablamos de personas tóxicas, puede parecer que hacemos referencia a algo tan íntimo como su propia esencia y su núcleo personal dado que el concepto persona tóxica tiene un valor tan absoluto.