Cómo diferenciar un ataque de ansiedad de un ataque al corazón
El testimonio de aquellas personas que han sufrido algún ataque de ansiedad muestra cómo la percepción de este malestar puede ser muy similar a la vivencia de un ataque al corazón. Generalmente, quienes sufren un ataque de ansiedad intenso experimentan un temor real a morir en ese momento. Sienten cómo su corazón se acelera o cómo un bloqueo les oprime el pecho con dolor. Sin embargo, cuando acuden a la consulta del médico con la evidente preocupación de aquello que les ocurre, descubren que su corazón está perfectamente, y todo se ha debido a un tema de nervios.

Este hecho es visible en la película “Cuando menos te lo esperas”, en la que su protagonista acude al médico pensando que sufre un ataque al corazón y en realidad, recibe el diagnóstico de que sufre ansiedad. ¿Cómo diferenciar entre un ataque de pánico y un ataque al corazón? El tiempo de duración. Un ataque de ansiedad puede durar bastantes minutos, por el contrario, en un ataque al corazón todo adquiere un mayor carácter de urgencia.

Diferencias entre ambos conceptos

Mientras que en un ataque de ansiedad, la sensación de malestar tiende a ser generalizada, por el contrario, el ataque al corazón se define por un dolor intenso e indescriptible en la zona del pecho. Es decir, se trata de un dolor totalmente localizado a nivel corporal. También puede producirse un adormecimiento de las extremidades.

Evidentemente, ante cualquier síntoma de malestar importante es fundamental llamar a urgencias. Sin embargo, a veces, los pacientes de ansiedad sufren mucho porque imaginan que lo que en realidad les ocurre tiene que ver con la salud de su corazón. Intentar comprender el mecanismo de la propia ansiedad puede ser terapéutico para evitar la obsesión con este tema.

Cómo diferenciar un ataque de ansiedad de un ataque al corazón
Otra diferencia entre un ataque de ansiedad y un problema cardíaco es que el primero afecta de un modo más directo a la respiración. Por otra parte, mientras que la ansiedad actúa como una especie de burbuja envolvente que lo invade todo al modo de una nube de irrealidad, por el contrario, el ataque al corazón se define por el dolor en el pecho al modo de una opresión intensa.

El ataque de ansiedad produce miedos irracionales, se desencadena una lluvia de ideas totalmente inconexas en la mente del afectado. Por ejemplo, tiene miedo de perder el control.

Cómo diferenciar un ataque de ansiedad de un ataque al corazón

Ir al médico para recibir diagnóstico

Una crisis de ansiedad, en sí misma, no puede producir un ataque cardíaco cuyo origen es otro. Al sufrir un primer ataque de ansiedad es muy importante acudir igualmente al médico para recibir un diagnóstico y descartar cualquier otro tipo de malestar.

La labor del profesional es además terapéutica para que, en caso de que se trate de una crisis de pánico (ansiedad en grado intenso), pueda hacer comprender al paciente qué le ha ocurrido y qué cambios necesita integrar en su estilo de vida para empezar a cuidarse y prevenir que esto pueda volver a repetirse. Una crisis de ansiedad es una información que te envía el cuerpo y como tal, es muy importante que escuches ese mensaje.