Diferencias entre anorexia y bulimia
Actualmente está empezando a haber más información acerca de la anorexia y la bulimia pero en ciertas edades aún existe demasiado desconocimiento y toda información es poca acerca de estos trastornos tan graves. Cuando hablamos de anorexia y bulimia estamos haciendo referencia a trastornos alimenticios muy graves a causa de problemas psicológicos que afectan sobremanera a las personas que lo padecen ya que tienen una preocupación obsesiva por el aspecto físico y el peso del cuerpo.

Estos trastornos son más frecuentes en la adolescencia y más en mujeres que en hombres pero hoy en día también existen hombres que también lo padecen. Estos trastornos alimenticios tienen un objetivo común que es adelgazar el máximo posible para (según su pensamiento) ser aceptados en la sociedad y encontrar así su perfección. Esta obsesión puede llegar a ser mortal, aunque existen diferentes conductas dentro de la misma enfermedad, existiendo diferencias notables entre estos dos trastornos alimenticios.

Trasfondo psicológico

Normalmente estos trastornos tienen un trasfondo psicológico que les lleva a las personas que lo padecen a obsesionarse tanto. Normalmente suelen ser derivados de una exagerada autoexigencia, a la inseguridad y baja autoestima, al miedo al rechazo o al fracaso, a no encajar en la sociedad por culpa del cuerpo, etc.

Si se detectan los síntomas de estos trastornos a tiempo se puede buscar antes la solución con ayuda de los profesionales adecuados.

Diferencias entre anorexia y bulimia

Anorexia

La anorexia se caracteriza por ser un trastorno psicológico en la que la persona que lo padece tiene una visión distorsionada de sí misma y de su imagen corporal. Se ve gordo/a sin ser esto real, ya que se siguen viendo gordos aunque tengan un bajo peso incluso siendo perjudicial para la salud. Estas personas tienen un comportamiento controlador, no quieren ingerir alimentos y/o restringen al máximo el consumo de los mismos para evitar engordar ni un gramo.

Bulimia

Las personas que están afectados por la bulimia tienen un comportamiento más ansioso y se caracteriza por tener variaciones muy bruscas de peso. Estas personas pueden consumir alimentos de forma compulsiva, normalmente de gran valor calórico en atracones, después tendrán grandes sentimientos de culpa lo que hará que busquen formas de remediar su acción vomitando, tomando laxantes, haciendo ejercicio físico sin control e incluso siguiendo dietas muy estrictas.