Diferencias entre ego y felicidad
¿Cómo diferenciar entre ego o felicidad? Detrás de cada acción existe un objetivo, es decir, una intención oculta que no siempre es noble a simple vista. Por ello, en el arte de ser feliz, es importante matar el gigante del ego para dar paso a la luz de la humildad. ¿Cómo puedes identificar el ego que hay en ti y te impide ver las cosas con objetividad?

Imagina que has logrado un objetivo muy importante por el que has luchado durante mucho tiempo, has trabajado y te has esforzado. En ese momento, una vez lograda tu meta, no te sientes tranquilo sino insatisfecho y con deseos de lograr más. Ese más puede convertirse en algo enfermizo a nivel emocional porque te va a impedir disfrutar de cualquier pequeño paso que vas dando.

Por otra parte, también es muy necesario que analices tu modo de enfrentarte a la realidad. ¿Tienes la sensación de que hay cosas que te hacen sentir inferior a los demás o superior? Entonces, te mueves desde el ego. Todos aquellos que tienen un excesivo apego a lo material pueden reflexionar sobre esta cuestión a través de la siguiente frase de Tolle: “El apego desaparece solo cuando ya no te intentas encontrarte a ti mismo en las cosas”. Es decir, cuando eres capaz de separar ambos ámbitos siendo consciente de que eres tú, quien está por encima de las cosas porque controlas tu mundo y tu vida.

Por otra parte, en las situaciones marcadas por el ego, una discusión también se plantea como una pelea en la que uno gana mientras que el otro pierde. ¿Cuáles son las características del ego? Es caprichoso, por ello, quiere más hasta el infinito. En medio de tantos deseos, es como el niño caprichoso que está eternamente insatisfecho porque le falta algo.