Diferencias entre misión y visión en marca personal
Desde el punto de vista de la felicidad, la marca personal nos invita a ser la mejor versión de nosotros mismos para llegar a estar en el lugar que de verdad queremos. ¿En qué lugar te gustaría verte a ti mismo dentro de cinco años? ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida en el trabajo o en el ámbito personal?

Ya sabemos que en la realidad siempre existen matices y condicionamientos, sin embargo, cuando realices este ejercicio de visualización es importante que no te pongas ningún tipo de límites y que sueñes ese mundo ideal del que te gustaría formar parte. A partir de ese momento, puedes tener en cuenta las diferencias que existen entre tu visión y tu misión.

Descubre cuál es tu misión

La visión es ese ideal que te gustaría alcanzar, ese estado de realización personal o profesional que aporte un sentido a tu vida. La visión, por tanto, es previa a la misión: ¿Y en qué consiste tu misión? En este caso, se trata de identificar qué vas a hacer tú para materializar esa visión, qué puedes hacer para lograr ese propósito que quieres cumplir.

Cuando visualizamos estos objetivos de futuro, a veces, sentimos cierto vértigo por la sencilla razón de que somos conscientes de que la realidad no se puede planificar al cien por cien. Sin embargo, conviene tomar estos objetivos lejanos como una dirección a seguir. Utilizando la metáfora del faro, estos propósitos con una linterna que aporta luz a nuestra vida.

Diferencias entre misión y visión en marca personal

Los objetivos marcan la dirección

Puede que un día logremos esos objetivos que nos habíamos marcado, pero también puede ocurrir que en algún momento cambiemos de opinión y nuestro orden de prioridades haya cambiado. En ese caso, solo se trata de hacer un cambio de expectativas para materializar los deseos en la realidad. Y solo existe una forma de hacerlo: convertir un deseo en un objetivo concreto y medible.