Discusiones por temas económicos
Cuando se habla de peleas por temas económicos, en general, se piensa en los enfados que muchos hijos tienen a consecuencia de la herencia de sus padres. Sin embargo, la economía interfiere en nuestra rutina diaria incluso, en los detalles más pequeños. Existen otras situaciones frecuentes que pueden derivar en un distanciamiento entre dos amigos. Así sucede, por ejemplo, en el caso de dos personas que quedan a tomar un café, y termina pagando siempre el mismo.

Es decir, en ese caso, el que paga tiene la sensación de sentirse utilizado. ¿Qué es lo mejor en estos casos? Que cada uno pague su consumición en el bar.

Esta situación todavía es más incómoda en caso de ir de vacaciones por primera vez juntos. El hecho de que uno nunca quiera gastar, tarde o temprano termina agotando al otro. En ese caso, se puede aprender la lección y conservar dicha amistad pero evitar otros viajes en el futuro. Y es que, es en los viajes donde en parte se conocen de verdad las manías y las virtudes ajenas y propias. En la medida en que se convive más con otra persona, también se sabe mucho más de ella.

En general, una discusión de este tipo está basada en el conflicto que surge de tener la sensación de que uno da mucho más de lo que recibe, o de que no se implica del mismo modo en la amistad con el otro. Por ejemplo, puede que a la hora de celebrar eventos siempre sea uno el que abre las puertas de su casa, mientras que otro nunca tiene esta actitud generosa.

En este caso, interfieren varios factores. Y es que, por ejemplo, aquellas personas que no tienen una buena situación familiar evitan llevar visitas. En otros casos, dependiendo del tipo de educación que se ha recibido tampoco se tiene esa costumbre. Existe el peligro de querer que las personas reaccionen del modo que uno desea, pero cada uno es libre de implicarse hasta donde quiera.