Disfruta del silencio
El silencio es una necesidad emocional para poder crecer a nivel interior. Incluso, en el ámbito interpersonal, te sientes muy bien con una persona cuando eres capaz de soportar el silencio como un ingrediente que no es incómodo. Al revés, como una forma de compartir intimidad y un modo de estar. ¿Cómo puedes disfrutar del silencio?

En primer lugar, es necesario que te aceptes a ti mismo. En la medida en que una persona no está bien consigo misma entonces, también busca excusas para no pararse a pensar, se deja llevar por los ruidos del entorno. En cambio, la verdadera sensación de paz está en poder dar un paseo por un entorno natural y escuchar la magia de ese sonido tan perfecto que se respira en el ambiente. Un sonido que te conecta de una forma especial con la trascendencia y con aquello que está más allá de ti mismo.

En otras ocasiones, el silencio está vinculado con algunas prácticas religiosas. Por ejemplo, dentro de la religión católica, son muchos los creyentes que practican y de vez en cuando hacen un retiro para pensar y meditar. Sin duda, el silencio es mucho más que la ausencia de palabra. Es tener la capacidad de pensar, sentir y vivir en armonía con uno mismo.

Por otra parte, el silencio también es necesario en la propia comunicación en tanto que es fundamental respetar las pausas del otro, atender bien su mensaje y también, pensar antes de hablar para no herir. De hecho, un silencio puede tener más mensaje que muchas palabras puesto que la indiferencia es el peor de los castigos. La vida es una aventura que merece la pena, pero sin duda, en la aventura de la vida también es importante aprender a estar con uno mismo. ¿Cómo te sientes en medio del silencio?