Docefobia, miedo al fin del mundo
En numerosas ocasiones ha sido anunciado el fin del mundo. Ya en el año 1000 nuestros antepasados estaban convencidos de que con el fin del milenio terminaría el mundo, y no fue así. Lo mismo ocurrió en el año 2000, donde se creyó que el efecto 2000 cambiaría el mundo tal y como lo conocemos.

Sin embargo, en la actualidad, las predicciones sobre la fecha del fin del mundo son cada vez más abundantes, sobre todo relacionadas con la difusión, en películas y foros de Internet, de una predicción maya que asegura que el fin del mundo se producirá en el 2012.

Esto, unido a la actual situación económica y a los fenómenos naturales tan devastadores que podemos contemplar en distintos lugares del mundo ha hecho que sean cada vez más quienes, sobre todo niños y adolescentes, han desarrollado un temor irracional a la idea de que el fin del mundo se produzca en el 2012, tanto es así que ha dado lugar a la aparición de una nueva fobia que ya se conoce como “docefobia” o miedo al año 2012 por este motivo.

Esta fobia se caracteriza por no poder dejar de pensar en las predicciones que anuncian el fin del mundo para este año, temor que se ve aumentado cuando comentan esta idea en las redes sociales, con lo que el temor que sienten se va alimentando a sí mismo. Cuando el temor se transforma en obsesión, estos jóvenes presentan trastornos similares a los que se desencadena en cualquier otra fobia, como ansiedad, insomnio y miedo, hasta el punto de no poder llevar una vida normal.

Cuando el nivel de angustia es muy intenso, puede derivar en un trastorno de ansiedad que, para que desaparezca, es necesario seguir un tratamiento similar al de cualquier otra fobia.