Echar de menos a un ser querido fallecido
Las añoranzas son muy humanas puesto que las personas no nos desprendemos del pasado conforme vamos viviendo. La vida es un camino de largo recorrido y son muchas las personas que conocemos a lo largo de nuestro destino pero son pocas las que nos dejan huella de verdad y llegan hasta lo más hondo de nuestro espíritu. Echar de menos a un ser querido fallecido tiene la dificultad añadida de la imposibilidad de volver a ver a esa persona. Es imposible coger el teléfono para tener unas palabras con ella. ¿Qué hacer en ese caso?

Cómo acercarte a esa persona

A nivel emocional, sí podemos acercarnos o alejarnos de una persona fallecida. Para sentirte un poco más cerca de un ser querido que ha muerto puedes disfrutar de fotografías que seguro que te traen muy buenos recuerdos y te hacen tomar conciencia de la fortuna de que esa persona haya formado parte de tu vida aunque no haya sido durante tanto tiempo como te hubiese gustado. También puedes llevarle flores a su tumba puesto que este símbolo tiene un alto valor emocional.

Existe un error habitual a la hora de afrontar la muerte de un ser querido y es el de omitir conversaciones sobre esa persona. Lo importante es seguir hablando de ese alguien especial porque su recuerdo también se enriquece de las anécdotas y momentos, puestos en común, que cada uno conserva.

Una canción con un significado especial o una película también pueden ayudarte a procesar esa sensación de añoranza que es tan dolorosa pero que a la vez es positiva porque brota del amor.

Echar de menos a un ser querido fallecido

Escribir una carta

Puedes escribir una carta a ese familiar desaparecido. Más allá de que no reciba el mensaje de una forma material, para ti sí puede tener significado desahogarte y sacar fuera todo aquello que llevas dentro.