Efectos dolorosos del desamor
El desamor produce consecuencias que afectan de un modo directo a la vida de la persona en su presente. Y en ocasiones, esta huella también tiene efectos negativos a largo plazo cuando, por ejemplo, la persona se queda estancada en ese punto. El desamor no es una enfermedad, sin embargo, el mal de amores produce efectos y síntomas que pueden ser más dolorosos y duraderos en el tiempo que un catarro. ¿Cuáles son los efectos más habituales en el desamor?

Necesidad de descanso

Cuando una persona ha tomado conciencia claramente de que no es correspondida, necesita aislarse en cierto modo del entorno para asimilar la información, descansar y procesar su duelo. Detrás de toda ilusión rota existe una pérdida emocional que requiere de su proceso de duelo que es el inicio hacia el proceso de recuperación.

Rabia

Detrás del desamor también existe el sentimiento habitual de enfado e ira con la realidad ante la impotencia de no poder modificar la historia. Todo ser humano desea ser correspondido en el mismo modo, sin embargo, la ira es esa respuesta natural que potencia la supervivencia emocional en una situación de este tipo.

Efectos dolorosos del desamor

Percepción negativa de la realidad

Una persona que sufre un desamor también tiene, en cierto modo, una percepción negativa de la realidad. Una ilusión rota afecta de lleno a la afectividad. Así como el modo en el que piensas influye en cómo te sientes también sucede que la forma en la que te sientes también puede modificar el modo de pensar. Y está claro que cuando una persona sufre un desamor se siente muy decepcionada y herida en lo más hondo de su ser (al menos cuando el enamoramiento era verdadero). El desamor puede alterar el apetito y el descanso de quien siente la tristeza que produce la pérdida.