Ejercicios básicos para fomentar el pensamiento positivo
El pensamiento positivo es una actitud ante la vida que se nutre de hábitos que puedes interiorizar en tu presente. ¿Qué ejercicios son básicos para fomentar el optimismo? En primer lugar, escribe un diario centrado únicamente en describir situaciones y hechos positivos. La escritura consciente te ayuda a poner el foco de atención en aquello que tienes. Además, también puedes realizar un repaso mental, al final del día, de vivencias por las que quieres dar las gracias. Este ejercicio mejora tu descanso al incrmenetar la predisposición hacia el optimismo que es vital para tener un sueño reparador.

Decora tu salón con flores naturales ya que las plantas, además de tener una función ornamental, que desde el punto de vista estético, alimentan el estado de ánimo. Pero además, su cuidado también es una rutina de higiene mental.

Tararea en voz alta el estribillo de esas canciones que te transportan hasta otros lugares y situaciones. Déjate contagiar por esa música que ojalá se convierta en una banda sonora interior de tu alma.

Además, realiza excursiones a destinos próximos a tu lugar de residencia. Viaja en autobús ya que este medio de transporte es muy práctico para potenciar tu autonomía sin depender de coche en los desplazamientos. Estas escapadas son tan sencillas que incluso puedes planificarlas con muy poco margen de tiempo.

Ejercicios para ser positivo

Elige un libro de humor cuando tienes un mal día. Disfruta de una comedia en el cine. Es decir, elige una opción de entretenimiento que conecta con tus necesidades emocionales.

Da las gracias con más frecuencia en tu rutina. Por ejemplo, agradece la atención del profesional que te atiende en la panadería cuando acudes a comprar el pan. El optimismo es una consecuencia directa de tu propia actitud, es decir, cuando creas belleza en tu entorno, esta belleza vuelve a ti.

Ejercicios básicos para fomentar el pensamiento positivo
Otro ejercicio sencillo que puedes realizar para fomentar el pensamiento positivo es mirarte al espejo, manteniendo la mirada y sonriendo. Puede que al principio te cueste un poco, sin embargo, si interiorizas esta rutina cada día, llegará un momento en el que este gesto te resulte totalmente natural.

Intenta compartir más tiempo con esas personas que tienen un efecto medicinal sobre tu estado de ánimo. Personas que te nutren con su energía positiva. Por esta razón, haz espacio en tu agenda para este tipo de planes.

Ejercicios básicos para fomentar el pensamiento positivo

Otros estímulos de optimismo

Aprende a pedir aquello que necesitas sin esperar que otras personas adivinen cómo te sientes. Mejora tu comunicación, reduciendo el número de reproches e incrementando la asertividad. Fomenta los lazos de cariño a través de abrazos y contacto físico. Las caricias físicas también son caricias emocionales que nutren tu alma de la autoestima y alegría.

Alimenta a tu niño interior. Conecta con esa parte de ti mismo que está presente aunque no te des cuenta. ¿Cómo alimentas esta parte infantil? Por ejemplo, alimentando sueños y cultivando el sentido del humor.

Además, utiliza pequeños anclajes visuales. Por ejemplo, elige una fotografía significativa como fondo de pantalla de tus dispositivos móviles.