El amor es incompatible con la prisa
Vivimos en la sociedad de la prisa, de ir corriendo a todos los sitios pero lamentablemente este estilo de vida también se nota en la forma en la que muchas personas viven el amor quemando etapas de forma rápida sin darse tiempo de darse cuenta si de verdad, están con quien desean estar o si lo que sienten es amor de verdad o un simple gustar.

El amor es incompatible con la prisa porque para querer a alguien de verdad, tienes que conocerle también de verdad. Y eso es algo que no pasa en dos días. El amor no es una maratón, por eso, no tiene sentido acelerar el ritmo interno.

Cómo tomarte las cosas con más calma

Aprende de los errores que hayas cometido en el pasado para no volver a repetirlos en tu presente. Pon razón a la emoción y utiliza tu lógica para reflexionar sobre tus sentimientos con más distancia. Disfruta de lo que tienes ahora sin pensar en lo que pasará después porque el futuro se trabaja desde el presente.

Lo más importante en una relación es que tú estés bien. Así que escucha tu voz interior para actuar siempre de acuerdo a tus valores y creencias. Y también, de acuerdo a tu situación personal.

El amor es incompatible con la prisa

El amor no es algo superficial

El amor es incompatible con la prisa porque los sentimientos reales y verdaderos crecen despacio aunque por el efecto de la emoción del primer momento parecen muy intensos. Valorar a una persona de verdad y respetarle, es tomarte tu tiempo para conocerle y saber quién es.

El amor es incompatible con la prisa porque el fondo de una persona no tiene nada que ver con la apariencia. Y llegar a hasta el ser de otro ser humano, no ocurre desde la superficialidad.

El amor no es algo superficial porque te cambia por dentro. Por eso, es mejor que te des tiempo para asimilar todos los cambios que surgen en tu vida a partir del momento en que te enamoras.