El arte de persuadir
El arte de persuadir está basado también, en la seducción. Se trata de esa capacidad que tienen algunas personas para convencer de forma rápida, es decir, para hacerte entender que detrás de aquello que te dicen, existe algo valioso. La persuasión puede abrirte muchas puertas a la hora de hacer nuevos amigos, buscar pareja y también, en el plano laboral. Mostrarte como alguien con carisma y convicción te permitirá tener más contactos de trabajo y también, triunfar en una entrevista laboral. ¿Cómo lograr tener un espíritu persuasivo?

En primer lugar, tú eres el primero que tiene que creerse de verdad aquello que quieres transmitir a los demás. De lo contrario, resultarás artificial y te resultará imposible conectar con aquellos que te rodean. Por otra parte, también es indispensable que tengas en cuenta las necesidades ajenas, es decir, cada persona tiene una situación diferente. Por ello, para encontrar gente que conecte contigo, debes buscar personas que se encuentren, más o menos, en una situación vital semejante a la tuya.

Un mensaje seductor debe estar basado en la honestidad y en la verdad. Es decir, no se trata de convencer a cualquier precio sino de ayudarle al receptor a darse cuenta de que con esa aportación, gana algo. Este modo de obrar muestra la ética personal del sujeto. En cambio, en el marco de la filosofía griega, los retóricos estimaban que la mentira justificaba cualquier fin. Es decir, lo importante de un mensaje era convencer, y no que fuese verdadero o falso.

Cultiva tu carisma interior. En la medida que mejoras tus habilidades sociales, tienes un entorno social mayor, pero a su vez, también crece tu prestigio. Por otra parte, intenta convertirte en experto en un tema en concreto para persuadir de una forma más eficaz. No quieras ser entendido en todo.