El coaching sistémico
Existen diferentes áreas dentro del coaching, en este sentido, conviene precisar que el coaching sistémico es una fórmula excelente de autoconoimiento y puede llevarse a cabo en el entorno laboral, en la empresa, pero también, a nivel individual, en una sesión dentro del proceso de coaching particular. ¿En qué puede ayudarte esta disciplina?

El coaching sistémico enfatiza el poder de la imagen y de lo visual: es decir, te hace tomar conciencia de cuál es tu posición respecto de algo que te preocupa o también, cuál es tu patrón de comportamiento a lo largo de la vida. Un patrón que muchas veces, vuelve repetirse en diferentes circunstancias. Por otra parte, el coaching sistémico es poderoso porque refleja una realidad: y es que cada ser humano está influido por el entorno y por factores externos, por tanto, tratar un asunto únicamente en su vertiente individual no es del todo acertado.

Por ejemplo, para resolver una situación laboral, conviene tratar también las relaciones integrales entre los compañeros de trabajo, el modo de interacción general, la motivación, la satisfacción de los trabajadores… El coaching sistémico pretende sacar a la luz a través del poder de la imagen aquello que está más oculto en un plano inconsciente. Existen tres sistemas muy poderosos en la vida de un ser humano: el trabajo, la pareja y la familia. Estos tres bloques marcan tu destino de una forma definitiva. De esta forma, alguien puede tener cierto conflicto dentro del sistema pareja pero sentirse muy bien en el área familia y en el trabajo.

¿Qué ejercicios se hacen para tener esa imagen? En sesiones de grupo es posible representar dicha instantánea cuando cada persona ocupa un rol diferente, es decir, representa una función. Pero en una sesión de coaching individual, se pueden utilizar cartulinas o también, fichas de madera.