Identificar el complejo de cuidadora
Aunque el título lo haya puesto en femenino puede afectar a cualquiera de los dos sexos. El complejo de cuidadora no sólo afecta a madres, puede afectar a cualquiera que no se tenga en cuenta y prefiera cuidar a los demás atendiendo sus necesidades antes que las suyas propias. Existen algunas claves para saber si sufres de este complejo, si te ves reflejado/a recuerda que para encontrar la felicidad debes pensar en ti también, y eso no significa para nada ser egoísta, tú también eres importante.

Preferencias

Te cuesta ver cuáles son tus preferencias y no sabrías decir qué es aquello que te gusta más de lo que te gusta menos. Esto te ocurre porque piensas antes en los demás que en ti primero.

¿Se ocupan de ti?

Pasas por alto si no se ocupan de ti y cuando lo haces te sientes muy incómodo porque no estás acostumbrado a que lo hagan.

Camaleón

Modificas tus opiniones o incluso tus planes para adaptarte a las personas que tienes en tu entorno más cercano, tanto a sus opiniones como a sus circunstancias.

Identificar el complejo de cuidadora

¿Felicidad?

Sientes una falsa felicidad que se manifiesta en no notar tu propia infelicidad ya que sólo te ocupas de pensar en los demás, de que no les falte de nada, en complacerles…siendo tu único objetivo tener a todo el mundo contento.

¿Y tus cosas?

¿Alguna vez se te han olvidado tus propias cosas? Por estar demasiado pendiente de los demás se te olvidan tus cosas e incluso tus intereses.

¿Vale la pena mantener vivo este complejo? Es importante que sepas que tener a todo el mundo contento siempre además de difícil es imposible, y que tú, eres un ser igual de importante que otro y te mereces la misma atención y cariño que tú prestas constantemente.