El comportamiento autocompasivo
La autocompasión es un sentimiento negativo que te lleva a sentirte víctima de todo y de los demás, lo cual no te deja disfrutar de tu propia vida. Te damos unos consejos para que este problema de comportamiento desaparezca. Lo primero que debes hacer es saber diferenciar entre hacerse la víctima y serlo realmente. Debes tener claro que eres víctima si te ves perjudicado de manera evidente por algo o alguien, de lo contrario estarás exagerando algo que no existe y que no te hace ningún bien moral.

En definitiva, solamente tú decides qué rol asumir para tu vida. Vivir supone correr riesgos en todos los ámbitos, eso el algo de lo que nadie puede escapar. Debes aprender a enfrentarte a tus problemas, así como los posibles fracasos, levantarse después de caerse. Tú escoges entre tomar las riendas de tu vida o considerarte una víctima de ella. La autocompasión no te va a llevar a ningún sitio, únicamente vas a proyectar pena y tristeza, de modo que nadie querrá estar contigo.

Otro aspecto fundamental para revertir esta situación es aumentar o fortalecer la autoestima: atrévete a ser tú mismo para vivir la vida a pleno y de manera saludable. Si no estás conforme con tu vida, no busques culpables. El problema es que esta actitud te impedirá darte cuenta que el único responsable de cómo vives eres tú. Por lo tanto ha llegado el momento de cambiar, de escuchar tus deseos y luchar por ellos. Si algo no te gusta, inténtalo cambiar. Al final la actitud será lo que cuente.

Por otro lado deja de pensar en negativo, el pesimismo tampoco cambia las cosas, solamente te hace vivir con más pena. El que se siente víctima de la vida es alguien que sólo se concentra en todo lo malo que le ha pasado. Mientras que quien se anima a vivir sin auto compadecerse, en lugar de sólo preocuparse, se ocupa en lo que quiere que le pase y en lo que hace falta para logarlo. Ese es el camino.

Seguro que tienes mucha fuerza interior, demuestra tu coraje y planta cara a la vida. Con frecuencia, el culpar a otros por nuestros problemas debilita nuestras fuerzas y creatividad. No te dejes llevar a ese extremo, mira dentro de ti y encuentra las fuerzas necesarias porque seguro que las hay. Las cosas van a cambiar a partir de ahora, a mejor.