El contacto con la naturaleza potencia el optimismo
Con la proximidad de la llegada de la primavera, cuando el buen tiempo empieza a asomarse cada día y las jornadas de luz son más largas, muchas personas experimentan una mejora en su estado de ánimo, se sienten más plena y vitales. Uno de los planes más primaverales es programar excursiones al aire libre y realizar paseos por el campo. Un plan que potencia el otpimismo y el bienestar de un modo natural. ¿Por qué ocurre esto?

Respirar aire puro

El inmenso placer de respirar aire puro es uno de los principales antídotos de bienestar que puede tener una persona en su rutina cotidiana. A través del control de la respiración se potencia la tranquilidad de ánimo, se reducen los niveles de estrés y se pone freno a las preocupaciones.

La belleza estética

Es positivo recibir estímulos que potencian los sentidos. Durante la realización de un paseo por un entorno natural, la belleza estética es un estímulo visual que potencia la memoria de imágenes que enriquecen la memoria incluso cuando no se inmortalicen en una fotografía. Sin embargo, muchas personas que son conscientes del valor que tiene una imagen en relación con los recuerdos, tienden a hacer fotos en lugares especiales.

El contacto con la naturaleza potencia el optimismo

Adaptar el plan a tus necesidades

Se trata de un plan que puedes adaptar a tus necesidades personales. Es decir, es un plan perfecto tanto para realizar en compañía y disfrutar de una agradable conversación (creando vínculos con los demás) o también es un gran regalo emocional disfrutar de un paseo relajante en soledad. En cuyo caso, tienes tiempo para pensar en ti mismo y poner orden en tus ideas.

A través del contacto con la naturaleza también se marca distancia respecto del estrés tecnológico que puede condicionar de un modo negativo a las personas cuando tienen dificultades para apagar el teléfono móvil.