El crecimiento interior es ilimitado
El aprendizaje es una cualidad humana en tanto que el ser humano tiene conciencia de sí mismo hasta el punto de que también, es consciente de su propia muerte. Es decir, asume su finitud. Sin embargo, el aprendizaje puede ser aplicado a diferentes campos y ámbitos. Motivados por el plano académico, siempre hemos vinculado el conocimiento con las matemáticas, la historia o el arte. Pues bien, afortunadamente, los tiempos cambian y en la sociedad actual se valora mucho la inteligencia emocional, las habilidades sociales y la psicología.

Temas que muestran algo fundamental: el crecimiento interior es aquel que te lleva a sentirte mejor contigo mismo, por tanto, se trata de un trabajo propio que depende de uno mismo. La felicidad no admite excusas ni buscar factores externos. Como punto positivo, entonces, el crecimiento interior es ilimitado e infinito, es decir, puedes tener ochenta años y seguir aprendiendo, tener sueños que te gustaría cumplir y deseos que realizar. La vida puede vivirse con intensidad también en la última etapa vital.

Crecer es un término positivo que muestra apertura y desarrollo. Por el contrario, existen etapas de la vida en las que la mente se estanca en el mismo sitio, no avanza porque está cegada por el dolor, la decepción o el sufrimiento. ¿Qué cosas potencian el crecimiento interior? Por ejemplo, es positivo observar a los demás para poder aprender de sus virtudes y evitar en la medida de lo posible sus defectos.

El cine también es un medio de formación excelente porque te permite llegar hasta otros mundos y otras formas de vivir. La lectura también potencia tu sabiduría y tu conocimiento. Hoy día, también existe una amplia oferta formativa de temas emocionales que puedes disfrutar. Y por supuesto, en Psicoblog te ofrecemos cada día, nuevas ideas para aprender a vivir un poco mejor.