El exceso de ocupaciones tapa carencias internas
Existen personas que están más que ocupadas, tienen el tiempo tan lleno que cuando les queda una hora libre se sienten fuera de lugar y descolocadas, como si no supieran muy bien qué hacer. El exceso de actividad tapa algo: la persona en realidad, prefiere centrarse en algo externo, estas constantemente haciendo cosas para evitar mirar dentro de sí misma. Por ello, suele ser habitual, que las personas que cubren sus dolores internos con el exceso de actividad sufren de una forma desmedida en vacaciones de verano o en fin de semana cuando las emociones salen a la luz y no hay forma de taparlas.

Convivir con la soledad

Quienes están excesivamente ocupados, sienten una gran soledad cuando no tienen la agenda a tope. Son personas que asocian en exceso su valía personal con los resultados. Este es un grave error por el que se paga un precio muy alto a nivel emocional ante un despido laboral o la jubilación. Quien asocia su valor con el trabajo, cuando pierde su empleo, siente que se queda sin nada.

Por ello, es indispensable corregir ciertos hábitos para potenciar el contacto personal con los amigos, la familia y con uno mismo. Saber estar solo es uno de los aprendizajes más importantes a nivel humano.

El exceso de ocupaciones tapa carencias internas

Reduce tus ocupaciones

Es importante que una persona reduzca sus ocupaciones para tener un buen nivel de bienestar. Al final, se acumula mucha frustración y dolor ante el exceso de ocupaciones que dejan heridas. Porque el trabajo no lo es todo en la vida aunque por supuesto, es una base muy importante de la felicidad.

No hacer nada es fantástico de vez en cuando, dar rienda suelta a la pereza es muy saludable o improvisar el día conforme va viniendo también es un aprendizaje para quien necesita darse cuenta de que tiene que parar para encontrarse consigo mismo. Si eres una persona que está excesivamente ocupada puedes hacerte la siguiente pregunta: ¿De qué estás huyendo?