El lado positivo de una decepción personal
En el ámbito de las relaciones personales es posible sufrir grandes decepciones. Desencantos que cuando son graves te dejan destrozado en un primer momento pero que tienen una parte positiva detrás. ¿Qué lección motivadora puedes sacar en una situación así?

Valora tu tiempo

Valora tu tiempo para compartirlo con personas que sí valoran tu tiempo y tu compañía. Por lo menos, ya sabes con quién no tienes que perder tu energía, tus ilusiones, ni tu esperanza vital.

Céntrate en otras personas

Por suerte, tu vida no se reduce únicamente a una persona. Tienes amigos y familiares que se preocupan por ti y te quieren. Deja que te tiendan su mano en una situación así. Y no pierdas tu fe de conocer gente nueva.

El destino es muy sabio: puede que haya una persona que no valora tu tiempo como tú esperas, sin embargo, puede que ese mismo bien sea lo más apreciado por alguien de tu entorno. Es saludable ser selectivo en las relaciones personales.

El lado positivo de una decepción personal

Descubres tu fortaleza mental

Después de una decepción personal que te ha dejado especialmente tocado, también descubres tu fortaleza personal y tu capacidad de salir a flote. Cuando alguien te hiere en lo más profundo, existe un mecanismo de defensa que surge a partir de la ira y que te ayuda a marcar distancia con esa persona para centrarte en ti.

Existen decepciones personales que no tienen por qué significar el final de una relación. Sin embargo, existen casos en los que sí es muy importante marcar una distancia enorme con un impostor emocional que te hace creer lo que no es. Cree a aquel que te demuestra que quiere ser amigo tuyo, no a aquel que te llena la mente de palabras vacías.