El miedo a la muerte
Existen diferentes tipos de miedo que surgen en función de su causa. Sin embargo, existe un temor universal que cualquier ser humano ha experimentado en algún momento de su vida: el miedo a la muerte, es decir, el miedo a la finitud de la existencia. De hecho, existen pensadores que han pasado a la historia, precisamente, por su gran capacidad de reflexión dentro de la corriente existencialista. Este es el caso, por ejemplo, de Sartre.

Afrontar el miedo a la muerte es el primer paso para poder ser feliz. Es decir, asumir que el tiempo de la vida es breve puede ser tu trampolín para disfrutar al máximo cada minuto y cada segundo de este regalo tan maravilloso llamado vida. El día que descubras que lo verdaderamente importante es la calidad del tiempo, entonces, también observarás la realidad de ti mismo desde un punto de vista diferente.

La muerte es un hecho natural que afecta a todo ser vivo, sin embargo, en la sociedad actual vivimos tentados por el placer y la comodidad. Por el contrario, hablar de ciertos temas como la enfermedad parece que asusta a muchas personas. La muerte remite de forma directa al tiempo. Un tiempo que es una cualidad inherente de la materia que con el paso de los meses y los días se deteriora, es decir, el hombre envejece con el paso de los años.

Sin embargo, en una sociedad demasiado obsesionada con el poder de la estética, merece la pena reflexionar sobre la importancia de cultivar el espíritu, de alimentar el corazón y los sentimientos, porque ese tesoro, estará contigo siempre y será el mejor legado que podrás dejar a aquellos que te conocieron. La vida es tu gran oportunidad para crecer en plenitud más allá de todo límite y de toda duda.