El miedo a perder el trabajo
Existe un miedo frecuente en un contexto de crisis: el temor a perder el trabajo. Se trata de un miedo vinculado con la incertidumbre de futuro que causa pensamiento negativo, desgaste interior, dificultad para vivir el presente con ilusión y falta de concentración. ¿Cómo frenar este miedo?

No te adelantes a los acontecimientos de la vida

El ser humano sufre con más frecuencia a partir de la imaginación de miedos de futuro que en la mayoría de los casos nunca llegan a hacerse realidad que por los hechos en sí mismos. Aprender a hacer oídos sordos a esos miedos internos y conectar con el momento presente poniendo el punto de atención en lo único real, el ahora, es uno de los pasos más importantes para conquistar esos miedos.

Actitud proactiva

Tener una actitud proactiva a nivel profesional también es un gesto de inteligencia emocional para transformar el temor en iniciativa. Por ejemplo, es posible apostar por la formación constante para adquirir nuevas competencias profesionales y herramientas de acción.

El miedo a perder el trabajo

El diálogo interior

Cuidar el diálogo interior es muy importante para no dramatizar una situación determinada, por dura que ésta sea. Perder el trabajo no es una buena noticia en sí misma, sin embargo, es esencial que a nivel interno no te envíes mensajes que asocien este hecho como algo trágico o dramático. El verdadero sufrimiento surge de la interpretación que hacemos de una vivencia.

Los seres humanos somos seres de contrastes. Podemos caer en la trampa de posponer la toma de decisiones para mañana como si siempre hubiese un momento mejor que ahora, pero también podemos cometer el fallo de adelantarnos a ese mañana haciendo deducciones negativas a partir de hipótesis de ahora. El tiempo pasa a velocidad de vértigo, motivo más que suficiente para aprovecharlo viviendo y no jugando a ser adivinos del futuro.