El miedo a quedarte solo
El miedo a la soledad es uno de los temores que conectan con nuestra parte existencial. Vivimos en sociedad, crecemos integrados en una familia y nos sentimos protegidos por el contacto con los demás. Sin embargo, a nivel interno, el alma humana se siente vulnerable ante el miedo a la soledad permanente, es decir, no puntual y momentánea. Existen personas que se adelantan al futuro y temen no tener compañía en la vejez, por ejemplo. ¿Cómo frenar este miedo?

A través del pensamiento

La mejor forma de frenar este miedo es a través del pensamiento. El pensamiento causa el sentimiento y este influye en la acción. Por ello, si queremos modificar nuestros sentimientos tenemos que influir sobre nuestra forma de pensar para optar por ideas más bellas y virtuosas sobre la vida y la felicidad.

Conectando con el presente

Los miedos de futuro a día de hoy son una mera hipótesis y una pérdida de tiempo. No pierdas tu vida preocupándote por un futuro que no ha llegado cuando tienes un presente por vivir. Además, la imaginación puede ver fantasmas donde no los hay y distorsionar la realidad. Al final, las cosas, siempre son menos trágicas de lo que uno había imaginado.

Cuando en tu mente existan dos ideas alternativas que plantean una lucha interior, quédate con la idea positiva. Simplemente, por salud física y mental. Vivir pegado a la negatividad solo tiene efectos negativos a largo plazo.

El miedo a quedarte solo

Confía en los demás

Ten confianza en la bondad del corazón humano para perder el miedo a quedarte solo. Existen buenas personas. Puedes repetirte esta frase tantas veces como necesites hasta aliviar el miedo a quedarte solo.

Tú no puedes controlar lo que suceda en tu entorno pero sí puedes controlar aquello que depende de ti. Lo que está en tu mano es ser una persona agradecida y demostrar el cariño de forma abierta para crear lazos fuertes.