El pasado siempre vuelve
Muchas personas pasan la vida huyendo de algo de su pasado, algo que les preocupa, una situación de la que se avergüenzan, o simplemente, una relación que recuerdan con rencor y resentimiento. El rencor se alimenta cada día, supone esfuerzo, es como regar una planta para que crezca. ¿Por qué se dice que el pasado siempre vuelve?

Sencillamente, porque todos esos nudos sueltos que quedaron sin resolver en el ayer, tarde o temprano, vuelven a amargarle la vida a una persona en el momento más inesperado. Esta es la razón fundamental por la que hay que encarar los problemas en su momento para resolverlos y no arrastrarlos durante años. Creemos que la indiferencia es la mejor herramienta para solucionar determinados conflictos, por ejemplo, problemas de pareja o familiares. De esta forma, hay hermanos que llevan años sin hablarse. Pero la vida tiene sus propios misterios, y siempre surge una situación en la que tendrás que afrontar tu realidad: que no puedes negar tu vínculo de hermano con esa persona.

Si no afrontas las cosas a tiempo, siempre reaccionarás del mismo modo ante ese problema, por ello, será como tropezar una y mil veces en la misma piedra sin haber aprendido la lección. En realidad, para que el pasado te deje en paz, es mejor que te liberes del rencor, del pensamiento negativo, del enfado y de la rabia… Existe una razón fundamental para dar este paso: por tu propia salud y tu bienestar. Conforme más años de vida tiene una persona, más pasado tiene. Por ello, puede llegar un momento en que el peso que se arrastra sea insorportable. A nadie le gusta tener cadenas sino vivir la libertad de cerca. Pero a veces, eres tú mismo quien te robas esa libertad de acción a través de tu modo de vivir y de ver la realidad.