El síndrome de fatiga crónica
El cansancio al igual que el descanso son dos ingredientes que forman parte de la vida. Sin embargo, estos factores pueden romper su equilibrio como muestra el síndrome de la fatiga crónica. Se trata de un trastorno que remite al cansancio físico generalizado que experimenta una persona sin que se produzca un alivio reparador después del descanso.

Este cansancio impide que la persona pueda hacer frente con normalidad a situaciones cotidianas de su día a día como planes sociales, recados e incluso, trabajo.

Síntomas de cansancio crónico

Algunos de los signos de cansancio crónico son: las dificultades para mantener la concentración en una tarea intelectual, la falta de energía y el pensamiento negativo a primera hora de la mañana, los olvidos de memoria y despistes, el descanso de poca calidad, la irritabilidad del carácter y los cambios de humor.

Otros de los síntomas son: dolores musculares, dificultades para pensar con claridad sobre un tema concreto y dolor de cabeza.

El síndrome de fatiga crónica

Aspectos emocionales que acompañan a la fatiga

Esta fatiga crónica también produce consecuencias negativas a nivel emocional como la apatía, la sensación de tristeza, el desánimo y el desinterés. El síndrome de cansancio generalizado se produce principalmente en personas jóvenes y de mediana edad. Ante cualquier signo de cansancio frecuente es recomendable acudir al médico para que el especialista pueda realizar las pruebas pertinentes al paciente y establecer un diagnóstico.

En ocasiones, el cansancio frecuente puede estar producido por otras causas emocionales, como por ejemplo, el estrés y la ansiedad. O también, puede mostrar algún tipo de carencia nutricional en la dieta. La fatiga también puede estar producida por otras enfermedades. Por esta razón, es fundamental evitar el autodiagnóstico en cualquier tipo de situación consultando siempre con el doctor que podrá indicar el tratamiento adecuado.