El síndrome de Tourette
El síndrome de Tourette se denomina así porque quien primero lo describió fue Georges Gilles de la Tourette que documentó los primeros casos que de personas que sufrían tics de movimiento y vocales.

Este síndrome suele aparecer antes de los 18 años de edad y se da con más frecuencia en los hombres que en las mujeres.

Es un síndrome que resulta muy llamativo, ya que sus síntomas principales son tics, tanto motores como parpadeos, muecas, encogerse de hombros o sacudir la cabeza, normalmente acompañados de tics vocales como decir una serie de palabras o frases. Ambos tipos de tics se repiten a lo largo del día y durante bastante tiempo. Entre los tics más llamativos podemos encontrar la coprolalia, que consiste en decir obscenidades o palabras escatológicas y la ecolalia, que impulsa al individuo a repetir lo que otros han dicho. También suelen sufrir otra sintomatología, como obsesiones, compulsiones, hiperactividad o depresión.

La causa de este síndrome sigue siendo desconocida, aunque las últimas investigaciones han revelado que quienes lo sufren presenta alteraciones en ciertas regiones del cerebro como los lóbulos frontales o la corteza cerebral.

El tratamiento de la enfermedad se lleva a cabo en dos frentes. Por un lado, se suele administrar medicación a los pacientes para controlar los tics cuando estos interfieren en gran medida en su vida cotidiana. Por otra parte, también suelen necesitar psicoterapia para poder tratar los posibles problemas emocionales que pueden derivarse de ella. También se usa la terapia cognitivo conductual para ayudar al individuo al control de los tics, la impulsividad y las compulsiones que suelen asociarse a este trastorno. Los grupos de apoyo también son muy útiles en el tratamiento de la enfermedad.

Alguno de los personajes que a través de la historia han sufrido este síndrome son el director W. A. Mozart, Samuel Johnson, Howard Hughes o Dan Acroyd, entre otros.