El Síndrome de Wendy
El Síndrome de Wendy es una conducta que se da sobre todo en las mujeres y que está directamente relacionada con el Síndrome de Peter Pan, ya que lo normal es que aquel o aquella que sufre el Síndrome de Peter Pan tenga a su lado una mujer u hombre que sufre el Síndrome de Wendy para hacer y responsabilizarse de todo lo que el otro evita.

La persona que sufre este síndrome siente un gran miedo al rechazo, a ser abandonado y a no sentirse querido, razones por las cuales todo su comportamiento está dirigido a agradar, satisfacer y complacer a los demás para de ese modo ser siempre aceptado.

Las conductas que suele seguir una persona que padece este síndrome son las siguientes:

– Sentirse imprescindible

– Pensar que todo es sacrificio y resignación.

– Evitar a toda costa que cualquier persona se enfade.

– Intentar en todo momento hacer feliz a la pareja.

– Pedir perdón por todo lo que no ha hecho o no ha sabido hacer.

– Insistir en hacer las cosas por la otra persona.

– Convertirse en padre o madre de la pareja.

La mayoría de los psicólogos están de acuerdo en que, en algún momento de nuestra vida, todos nos podemos comportar en un momento determinado de este modo, por lo que para que se dé este síndrome propiamente dicho es necesario que todas las acciones que realiza el sujeto se basen en el mido al abandono y el comportamiento sea constante en el tiempo.

Para el tratamiento de este síndrome es necesario que quien lo sufre reconozca que tiene este problema y desee modificar su conducta para dejar de lado las relaciones poco sanas. Para ello debe comenzar a decir no, a darse cuenta de que cada persona es responsable de su vida y de sus decisiones y de que no debe asumir las responsabilidades de los demás. De este modo poco a poco irá estableciendo relaciones más iguales tanto con su pareja como con los demás.