El talento es un don
Todo ser humano tiene un talento, con frecuencia, lo que más nos cuesta es identificar ese don, es decir, descubrir nuestras fortalezas de una forma objetiva. Nos conocemos a nosotros mismos también a través de los demás, es decir, a través de la mirada del otro podemos darnos cuenta de cosas que han pasado desapercibidas para nosotros mismos. En este sentido, las personas cercanas y los profesores pueden reforzar con su feedback el talento ajeno desde la generosidad de reconocer en alguien sus virtudes y todo aquello que tiene de especial. Existen palabras que pueden cambiar la vida de una persona para siempre, especialmente, cuando esas palabras le ayudan a descubrir su vocación y a reafirmarse en ella. Todos los talentos son igual de importantes porque suman felicidad personal.

El talento se cultiva

El talento es una semilla que no crece si no se cultiva. Al revés, un talento puede quedarse totalmente estancado o atrofiado cuando no se invierte tiempo y dedicación en ese área en concreto. Una persona que tiene un don especial para la escritura, no logrará desarrollar todo su potencial si no se anima a poner en práctica toda su creatividad. Una creatividad que en ese caso, no sólo es un regalo para uno mismo sino también para los demás porque el arte es una expresión de belleza que llena el alma humana de verdad.

Podemos cometer el error de dudar de nosotros mismos y de nuestra capacidad porque no vemos los frutos esperados en función de una ilusión. Sin embargo, no deberíamos dejar que nada externo cambie la imagen que tenemos de nosotros mismos. La mayor parte de las personas que han alcanzado el éxito en su profesión han tropezado en algún momento de su camino con alguien que cuestionó su talento.

El talento es un don

El placer de hacer lo que te gusta

Existe un placer en la vida que es máximo: poder disfrutar de aquello que te gusta, llenar tu vida de momentos en los que das rienda suelta a tu talento y te olvidas del tiempo gracias a que tu mente se concentra en un estímulo de bienestar.