El temor de no llegar a final de mes
Existen diferentes temores que pueden paralizar de una o de otra forma, la vida del sujeto. Uno de los temores más actuales es el siguiente: el temor de no llegar a final de mes causa sensación de malestar y angustia a todos aquellos que experimentan en primera personas las consecuencias más graves de la crisis económica. Pero también, a aquellos que conviven con el temor de perder su empleo. El miedo siempre se agudiza más en la medida en que centras la atención en el futuro.

Es decir, es muy difícil tener una óptica positiva hacia el mañana cuando el hoy, es amargo. Por ello, es mejor cortar los pensamientos destructivos sobre el futuro para pensar, únicamente, en el día a día. O como mucho, en la semana que tienes por delante.

Por otra parte, el miedo también se alivia a través de los apoyos. Es decir, la familia es un colchón emocional real en tanto que los seres queridos, pueden actuar de ayuda ante un posible problema económico. Por otra parte, también existen entidades sociales que realizan un excelente trabajo de ayuda. Para superar el miedo de no llegar a final de mes, también conviene ser previsor. Aprender a ahorrar.

En la medida que alguien sabe que cuenta con recursos para poder vivir durante un tiempo, tiene más sensación de calma y de tranquilidad. La búsqueda de trabajo se convierte en más amarga que nunca en el caso de aquellos que llevan mucho tiempo sin tener una oportunidad de trabajo estable. Uno de los efectos más negativos de esta situación es que algunas personas están en riesgo de exclusión social. El miedo se libera en la medida que aprendes a convivir con él y a controlarlo. Pero está claro que cuando existen los problemas económicos, también se sufre malestar, miedo y pérdida de calidad de vida.