El trastorno psicótico breve
El trastorno psicótico breve es aquel, como su propio nombre indica, en el que una persona presenta una serie de síntomas psicóticos durante un corto periodo de tiempo. Se trata de una dolencia que se inicia de forma súbita, en la cual la persona presenta alucinaciones, ideas delirantes, desorganización en el lenguaje, y un comportamiento que puede variar entre ser complemente desorganizado o prácticamente catatónico, es decir, que el paciente apenas se mueve.

Para que pueda ser considerado como breve, es necesario que este trastorno dure más de un día pero menos de un mes.

Para diagnosticarlo, es necesario hacer un diagnóstico diferencial, y así excluir la posiblidad de que la persona esté sufriendo un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, padezca esquizofrenia o haya consumido alcohol o algún tipo de droga, ya que el delirium tremens o la intoxicación por sustancias pueden presentar una sintomatología parecida.

Normalmente, el trastorno psicótico breve viene desencadenado por algún hecho altamente traumático vivido por la persona que lo sufre, o bien porque la persona está atravesando una época de muchos sucesos muy estresantes que finalmente rompen la estabilidad psíquica del sujeto, dando lugar a la aparición de dicho trastorno.

Es un trastorno que suele presentarse alrededor de los 30 años, aunque existen casos en los que aparece en la infancia y otros en los que no se desarrolla hasta la edad adulta.

Aunque se trata de un episodio muy aparatoso, no significa que la persona que lo padece tenga una enfermedad mental grave, ya que, según distintos estudios, entre el 50 y el 80% de quienes sufren este tipo de trastorno no derivan después hacia una enfermedad psiquiátrica más grave.