El valor emocional de una carta de amor
En medio de la sociedad tecnológica, todavía sigue siendo posible disfrutar del valor que tiene una carta de amor en papel. Y es que, la magia del papel es que puedes guardar dicho regalo durante toda la vida, más allá de que la historia haya llegado a su fin. Muchas personas en la etapa adulta conservan recuerdos sentimentales de su juventud.

Y es que al final, la vida es una historia que se va construyendo a través de la memoria. Por ello, es esencial tener detalles para no olvidar. Y en este sentido, no hay nada tan objetivo ni tan perfecto como una carta de amor en tanto que puedes acceder a su contenido en cualquier momento, y leerla una y mil veces hasta que te aburras.

Por supuesto, el valor emocional de una carta de amor depende de muchas cosas. En primer lugar, del hecho de que la persona que te la escribió sea o haya sido importante y especial para ti. De lo contrario, en caso de recibir una carta de alguien que en realidad no soportas, te puedes sentir incómodo, molesto y hasta enfadado. Pero en realidad, siempre debes agradecer que alguien haya tenido ese gesto contigo.

Además, una carta de amor es el símbolo espiritual de este sentimiento que une al ser humano desde el principio de los tiempos. El deseo de expresar el amor es universal, al igual que el miedo al rechazo también lo es. Sin embargo, la valentía de hacer frente a ese rechazo, es lo que hace grande al corazón humano que es capaz de recuperarse incluso de las heridas más enormes. Ante el desamor, el amor parece una tragedia, en cambio, ante la esperanza, el sentimiento se llena de luz. ¿Alguna vez has recibido o has escrito una carta de este tipo?