Emociones que rejuvenecen
Es curioso que más allá de la edad biológica, no todas las personas aparentan los mismos años. De hecho, alguien puede estar muy estropeado para su edad y por el contrario, otra persona parecer más joven de lo que es en realidad. El modo de vivir, el estilo de vida y las emociones, pueden jugar un factor favorable o adverso. ¿Qué emociones se convierten en el elixir de la eterna juventud?

En primer lugar, conviene precisar que el estrés es uno de los mayores enemigos en tanto que deja huella. Del mismo modo, la tristeza y el sufrimiento son muy visibles, por ello, existen personas que pueden deteriorarse en cuestión de meses tras haber sufrido un duro golpe a nivel emocional. Pensando en positivo, existen emociones que siempre te darán bienestar. Por ejemplo, la ilusión. Un corazón que se ilusiona ante la vida es señal de un espíritu joven. Por ello, existen personas de ochenta años que tienen una vitalidad inmensa, se emocionan con las cosas, tienes proyectos, hablan de futuro…

Por otra parte, el amor también rejuvenece. No se trata, solamente, de amar sino también, de recibir cariño y sentirte apoyado a nivel emocional, integrado en un entorno… A todos, nos gusta sentirnos parte de algo, por ello, la indiferencia hiere en el alma. La risa también rejuvenece, por ello, más allá de las arrugas que produce en el rostro, son líneas de felicidad que resultan bellas. Por ello, un rostro amable también refleja cercanía y serenidad. La mejor forma de quitarte años de encima es liberarte a través de una buena carcajada de todo el peso que llevas sobre la espalda. De vez en cuando, merece la pena recordar que no es bueno tomarse la vida muy en serio, sino más bien, vivirla en tono de humor como si fuese una comedia.