Encontrar la felicidad en las cosas cotidianas
A menudo, tendemos a buscar la felicidad en hechos extraordinarios que vengan a poner patas arriba nuestra vida, especialmente cuando consideramos que la vida que llevamos no está a la altura de nuestras expectativas, es decir, no conseguimos que nuestra vida sea como nos gustaría.

En estos casos, ese sentimiento suele derivar en una frustración continua que, a la larga, llene de infelicidad nuestras vidas. Para evitar esto y darnos cuenta de que, sea cual sea nuestra vida podemos encontrar la felicidad en ella, debemos pararnos a pensar en las cosas del día a día que nos hacen felices o que nos pueden ayudar a sentirnos mejor para, con el tiempo, volver a sentirnos de ese modo. Estos hechos cotidianos son diferentes para cada persona, pero estos son algunos que, a la mayoría, nos hacen sentirnos más felices:

– Voler a la naturaleza: La visión de la vegetación tiene un efecto relajante sobre nuestro cerebro, reduciendo nuestro nivel de estrés, lo que se traduce en una mejora de nuestro estado de ánimo. Además, también nos ayuda a ser más creativos.

– Pasar tiempo con gente que nos haga sentir bien: Especialmente, tu familia y tus amigos, ya que el poder compartir tiempo con ellos nos ayuda a sentirnos menos solos y el poder compartir nuestros problemas con ellos, aunque sólo sea el mero hecho de contarlos, ya nos hace sentir mejor.

– Practicar la risoterapia: Mirarnos al espejo y sonreír ya mejora nuestro estado de ánimo, y si nos reímos aún más. Puede ser un libro, una serie de televisión…, lo importante es que te haga reír.

– Abraza a tus seres queridos: Sentirnos abrazados no sólo es un gesto que nos indica cariño por parte del otro, sino también nos hace sentirnos comprendidos y acogidos en un grupo, por lo que no dudes en hacerlo todos los días.