Cómo encontrar el sentido de tu vida
Vivimos en una sociedad en la que las ciencias experimentales gozan de un mayor reconocimiento que la filosofía, sin embargo, solo atendiendo al pensamiento de autores célebres como Platón, Kant y Descartes, lograrás recuperar el foco que hunde en las raíces de la existencia con un pensamiento profundo. El sentido de la vida no es una ecuación matemática universal y válida para todos sino un resultado subjetivo fruto de la introspección como bien manifestó Victor Frankl.

La búsqueda por el sentido de la vida nos ayuda a aumentar nuestro sueldo emocional, nuestro nivel de satisfacción con el presente al no vivir a partir de la corriente de la prisa y de la superficialidad. Existen muchas preguntas que podemos hacernos a nosotros mismos a nivel de felicidad. Existe una pregunta que no siempre resulta constructiva y es el porqué de todo lo que nos ocurre. Esta pregunta atiende a la causa.

Descubre el para qué de tu existencia

Sin embargo, aplicando la filosofía aristotélica, existe una cuestión que conecta de forma notable con el sentido de la vida. Es el para qué, es decir, la finalidad. Cuando nos ocurre una situación dolorosa es más constructivo que intentemos enfocar ese hecho a partir de aquello que nos puede aportar.

Tu sentido de la vida será aquello que a ti te haga realmente feliz a lo largo del tiempo, es decir, ese trasfondo que es el soporte de toda tu realidad. Para profundizar en qué es aquello que tiene un valor profundo para ti puedes elaborar una tormenta de ideas que muestren el amor materializado en tu vida. Es el amor el que nos hace sentir vivos pero el amor puede materializarse de modos muy distintos.

Cómo encontrar el sentido de tu vida
El sentido de la vida se descubre viviendo pero no de cualquier modo sino integrando en la práctica cotidiana del propio vivir, la linterna de la inteligencia y voluntad como sinónimo de un vivir consciente y no automático. El sentido de la vida es una especie de llamada interior tan fuerte como la propia vocación. Es esa voz interior que suena en tu corazón incluso cuando la reprimes. Aquello que es verdadero no puede silenciarse de forma permanente sino que resurge con fuerza.

Para encontrar el sentido de tu vida es muy importante que vivas siendo coherente con tu verdad interior, con tu nivel de prioridades y no des la espalda a los verdaderos deseos de tu corazón. Existen distintos ejemplos de sentido vital que pueden servirte de inspiración y que enumero a continuación, pero ten en cuenta que estos propósitos pueden no ajustarse al cien por cien a tu situación, la búsqueda siempre es personal: ver felices a los seres queridos, alcanzar la realización profesional, colaborar como voluntario en una entidad de ayuda social, aprender a fluir con el presente para maximizar el instante, canalizar la belleza de la vida a través del arte, viajar para descubrir otras culturas y aprender de ellas…

Existen preguntas que podemos aplazar y posponer en nuestra vida, sin embargo, la cuestión por el sentido de la vida es uno de los asuntos que no debe dejarse para otro momento.

Cómo encontrar el sentido de tu vida

Crisis existencial

Conviene puntualizar que puede ocurrir que una persona esté atravesando una crisis existencial. Se hace montón de preguntas pero solo encuentra respuestas confusas. En ese caso, si estás pasando por una situación de este tipo, no te angusties y date tiempo. Las repuestas están ahí aunque no siempre seamos capaces de verlas en el momento presente. Si necesitas ayuda para reorientar las preguntas que te haces en una etapa de desánimo existencial, puedes pedir ayuda psicológica.

Existe una disciplina que pone un foco especialmente potente en las preguntas como filtro de búsqueda: el coaching. Un proceso también puede ayudarte a recuperar el sentido de aquello que te ilusiona en letras mayúsculas.