Equilibrio entre cuerpo y espíritu
En la sociedad actual se da mucha más importancia al cuerpo que al espíritu. De hecho, en el verano, esta presión estética se nota todavía más cuando todo el mundo quiere lucir el mejor tipo en la playa. Hemos escuchado mucho sobre dietas milagro, sobre el tema de adelgazar sin esfuerzo, pero la realidad es que no se habla del mismo modo, de cómo cultivar la inteligencia, cómo fomentar la belleza interior o cómo se puede aprender a vivir mejor. Siendo más feliz y dando valor a aquello que de verdad es importante.

Por tanto, si quieres encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente deberás estar al margen de esas normas sociales que te hacen creer que la belleza lo es todo y que además, sólo existe un canon de perfección. En el caso de la chicas, la delgadez extrema se valora sobre las pasarelas.

Para encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente lo primero que debes hacer es ser tú mismo. Es decir, tener la capacidad de vivir con tus propias ideas y valores, defenderlos allí donde vayas y ser coherente. Por otra parte, es esencial que cuides tu imagen. Para ello, apuesta por la moda pero no por aquello que se lleva sino por aquello que mejor te sienta. Cuando adaptas las prendas a tu estilo entonces, descubres que puedes potenciar tus rasgos bonitos y disimular tus defectos.

La belleza del cuerpo se va alterando con el paso de los años. En la vejez, es imposible disimular los años. Por ello, merece la pena que apuestes por cuidar tu inteligencia, por mejorar tus habilidades sociales, intenta hacer nuevos amigos, lee libros, estudia, viaja, no cierres los ojos ante todo aquello que te puede hacer bien…