¿Eres adicto a Internet?
Nuestra sociedad actual está basada en las nuevas tecnologías y es que todo lo hacemos a través de Internet y del uso de nuevos aparatos electrónicos. Nos hemos acostumbrado a ello y ahora se nos haría difícil llevar una vida sin estos recursos, incluso muchas personas trabajan y se ganan el sueldo de fin de mes a través de Internet, porque son muchas las personas que navegan cada día por lo que Internet es una puerta abierta a la conexión entre personas, y con los dispositivos móviles aún resulta más fácil.

¿Te haces una idea de cómo vivieron nuestros padres, nuestros abuelos y antepasados? ¿Se te hace complicado imaginar cómo era aquella vida sin el uso de Internet y las nuevas tecnologías? ¿Cómo sería la vida en la que si querías ver a alguien sólo tenías que ir a verle a su casa o tomar un café para hablar cara a cara? ¿Te resulta extraño que las personas se comunicaran directamente? Hay algunos síntomas que te pueden hacer saltar las alarmas ya que es posible que seas adicto a Internet, veamos de qué trata.

Cambios de hábitos

¿Has cambiado tus hábitos tradicionales y en familia para pasar más tiempo conectado a Internet? Si te pasas más tiempo conectado en el ordenador y no priorizas el tiempo en familia o has cambiado cosas que te gustaban por estar delante de la pantalla, deberás empezar a valorar hasta qué punto puedes estar creando adicción.

Disminución de actividad

Si de repente ya no tienes ganas de hacer deporte, te pasas el día sentado y tu actividad física está reducida al mínimo a causa de las horas que pasas en Internet al día, deberías empezar a reflexionar y priorizar tu movimiento diario.

¿Eres adicto a Internet?

Olvidos e irresponsabilidad

¿Es posible que se te olviden cosas y fechas importantes? Internet distrae y hace que la mente se ocupe de otras cosas por lo que lo realmente importante puede quedar relegado en un segundo plano. Los post-it y los recordatorios pueden hasta empezar a fallar ya que tampoco los miras por tener tu mirada centrada en la pantalla la mayoría del tiempo.

Incluso se puede presentar comportamientos inadecuados frente a las responsabilidades diarias a causa de querer estar conectado a Internet todo el tiempo.

Cambio en el sueño

Si empiezas a estar adicto a Internet es muy probable que empieces a sufrir cambios en tus patrones del sueño ya que por los quehaceres diarios hay muchas personas que se conectan durante la noche perjudicando así el buen descanso y las horas adecuadas de sueño.

Menos social

Las personas adictas a Internet apenas se relacionan con las personas de su entorno. De forma progresiva se va disminuyendo el contacto con familiares y amigos hasta el punto que puede llegar a ser totalmente nulo.