Eres una persona valiosa
El valor de cada persona no tiene nada que ver con su aspecto físico, es decir, la belleza no es un determinante de la valía del ser humano como bien refleja la dignidad de la vejez que es el destino al que nos dirigimos todos. El valor de una persona es algo mucho más profundo que conecta de forma directa con su dignidad y con su esencia.

Tu valor no depende del hecho de tener o no pareja, del número de amigos que tienes, de tu prestigio social o de tu posición económica. Eres una persona valiosa, un regalo inmenso que tiene valor por sí mismo al margen de todo el entorno. Es importante tener claro el concepto de dignidad para no buscar el valor personal en el lugar equivocado. Nadie puede convencerte de tu brillo, si tú no te miras ante el espejo con actitud optimista para ver toda la luz que irradias a aquellos que están a tu alrededor.

Cómo descubrir tu valor

Para descubrir tu valor no puedes esperar que sean siempre los demás quienes te digan palabras bonitas porque, tristemente, muchas personas han sido educadas en una economía de caricias positivas. Es decir, han aprendido un mensaje equivocado y tienen una actitud dañina como es criticar ante el error y no elogiar ante el acierto. Por ello, aprende a premiarte tú, a hablarte con cariño a ti mismo para disfrutar del momento presente.

Eres una persona valiosa

Empieza mirarte con otros ojos

Para redescubrir una misma realidad puedes renovar tu mirada para volver a ver las cosas con otra perspectiva. La realidad siempre es la misma, pero en cambio, admire múltiples interpretaciones. Redescubrirte a ti mismo con otros ojos te permite alimentar tu autoestima de verdad. Para ello, aprende a dar las gracias a nivel interno por todo lo bueno que te ha dado la aventura de vivir.