¿Eres una persona solitaria?
Somos tantas personas diferentes como tantos somos en el mundo. Es cierto que es posible que tengamos muchas características comunes en la personalidad que haga que nos asemejemos más a unos que a otros y que gracias a eso podamos encontrar afinidad en una relación de amistad, de pareja o laboral, por ejemplo.

Pero también existen personas que aun asemejándose a otros prefieren estar solas, siendo personas solitarias. Si es tu caso y te consideras una persona así, debes saber que existen cuatro tipos diferentes. ¿Quieres saber si eres alguno de ellos? ¡Atento!

El conformista

Una persona conformista es aquella que vive sola, y aunque preferiría vivir acompañada no hace nada para cambiar su situación. Todo su alrededor le parece bien y simula adaptarse aunque no esté de acuerdo. Este tipo de persona solitaria no es aconsejable para ninguna persona puesto que no podrá crecer en ningún ámbito de su vida.

El escapista

Estas personas no tienen el valor para mirar dentro de sí mismas y reconocer que no sólo se sienten solas sino que además, lo están. Disimulan su vida solitaria con una vida social muy agitada pero sobre todo, artificial.
Los escapistas huyen de su realidad ignorándola o simplemente negándola, porque no tiene fuerza suficiente para enfrentarse a ella.

¿Eres una persona solitaria?

El mártir

Este tipo de persona solitaria se recrea en su desgracia hasta que logra, por sí sola, hundirse. No sólo sufre ella sino que además intenta transmitir este malestar a las personas de su alrededor o que se cruzan en su camino. Esto hará que las personas quieran alejarse de ella y no podrá salir de su situación de vida solitaria.

El proactivo

La persona solitaria y proactiva es capaz de enfrentarse a las dificultades de la vida de forma directa y frontal. No intenta autoengañarse y toma decisión con información y con personalidad propia. Disfruta de las situaciones y saca la mejor parte de todo y si algo no le gusta, simplemente busca la manera de cambiarlo para estar mejor.