Errores de diálogo en las personas
Dialogar con las personas no siempre es tarea fácil y para no cometer errores hay que tener en cuenta algunos factores, puesto que según los hábitos que practiques en la conversación es posible que a tu interlocutor no le parezcas agradable y prefiera no mantener conversaciones contigo de manera habitual. Veamos algunos malos hábitos que deberás erradicar para poder tener dialogar adecuadamente.

Elogios que manipulan

Elogiar para manipular sienta mal, un elogio no debe tener doble sentido y mucho menos tiene que tener como objetivo conseguir que la otra persona haga lo que tú tengas en mente. Así que olvídate frases del tipo: “Alguien tan amable como tú no puede negarse a hacerme este favor”.

No dejarle hablar

Si le dices a alguien que no quieres hablar del tema que quiere expresarte le estás negando la oportunidad de que exprese lo que piensa.

Críticas destructivas

Las críticas siempre deben ser constructivas, puesto que las destructivas desmoralizan y sientan mal, así que olvida frases del tipo: “Siempre te estás quejando”, “no estudias bastante”.

Insultar

A veces se insulta sin querer o queriendo, eso descalifica y sienta mal, expresiones como "sólo un idiota podría pensar así" deben ser desterradas.

Errores de diálogo en las personas

Consejos sin ser pedidos

Mensajes del tipo: “Si fueras más ordenada con tus cosas no lo habrías perdido” sientan mal, y además son consejos innecesarios puesto que la otra persona no te ha pedido ni consejo ni opinión al respecto.

Interrogatorios o preguntas inadecuadas

Hacer preguntas inadecuadas pueden hacer la sensación de estar en un interrogatorio, esto puede incomodar mucho a la otra persona. Si quieres preguntarle muchas cosas, primero advierte y que te dé su consentimiento.

Diagnosticar

Tanto si eres psicólogo como si no lo eres, diagnosticar a los amigos es un error, una frase del tipo “siempre te ha costado motivarte”, “es que eres una persona triste”, sencillamente, sobran en una conversación.

Amenazas y órdenes

Nadie tiene derecho a amenazar a nadie y por ello no deben existir en un diálogo. Así mismo tratar de imponer la autoridad con órdenes autoritarias tampoco son un ejemplo de buena comunicación.