Errores en la comunicación familiar
Celebramos las fiestas de Navidad, una época del año en la que los reencuentros propios de este tiempo pueden suponer un refuerzo para revitalizar algunas relaciones que tal vez se han enfriado a lo largo del año. Tomar conciencia de los errores en la comunicación interpersonal, puede ayudarnos a potenciar los aciertos en el diálogo.

Uno de los fallos frecuentes al expresar sentimientos es confundir la asertividad con la importancia de hablar desde uno mismo pero sin tener en cuenta los sentimientos del otro.

Errores de actitud

Lo cierto es que siempre que nos dirigimos a una persona debemos tener en cuenta que, incluso cuando nos hemos sentido heridos por ella, el modo en el que le expresamos ese dolor puede ayudarle a tener empatía con nosotros o, por el contrario, puede alejarle al haberle herido en lo más profundo.

Uno de los errores en la comunicación familiar es ir llevando la cuenta gota a gota de motivos de enfado que quedan silenciados en el interior y que explotan todos juntos en el momento en el que el vaso se desborda. Empieza un nuevo año sin ir haciendo una suma interminable de frustraciones y sin dejar que ese vaso de la frustración se llene.

Otro de los errores de la comunicación familiar es partir de una idea equivocada de lo que implica ser familia.

Errores en la comunicación familiar

Buscar el ideal

Muchas personas y todavía más en Navidad sufren por no tener a esos familiares de película con los que celebrar la Nochebuena en un cuento de hadas. Lo cierto es que la familia perfecta no existe porque tampoco sabemos muy bien qué implica esta perfección de un modo objetivo.

A veces, es bonito apreciar las buenas intenciones de una persona aunque sus acciones también muestren puntos de debilidad. Pero en cambio, la Navidad debería ayudarnos a recordar que es mejor apreciar lo que tenemos antes de perderlo.