Errores que entorpecen la comunicación
Existen errores habituales en las relaciones interpersonales que, sin embargo, tiran por la borda cualquier posible vínculo afectivo. Muchos de los errores de nuestros días surgen de las tecnologías. Por ejemplo, la prisa suele ser un fallo importante a la hora de responder un correo electrónico o también, la prisa y el querer llegar a todo hace que mientras dos personas están tomando un café, suene el teléfono móvil y dicha conversación de interrumpa para atender la llamada. Es sorprendente cómo en los contextos más inesperados, incluso en una iglesia, es posible escuchar un teléfono móvil que suena de forma inesperada. Otro error en la comunicación surge de no saber escuchar.

En realidad, muchas personas tienen más interés en argumentar su punto de vista que en entender el ajeno, por esta razón, la comunicación se viene al traste porque existen conversaciones que se convierten en monólogos donde solo importa uno mismo. Otro error grave en la comunicación es dar las cosas por supuestas. En vez de hacer eso, pregunta, aclara tus dudas, no te estanques en la situación. Intenta hablar con el otro para desatar los nudos que se han ido formando. Dependiendo del modo de ser de cada uno, también existen casos de personas que tienen miedo de los conflictos, por ello, se callan las cosas y no las hablan como deberían.

Esta decisión no es la adecuada porque las cosas empiezan a pesar sobre uno mismo y hacen daño a la larga. Por ello, es indispensable aprender a vivir con ilusión y con motivación entendiendo que la palabra es fuente de apertura no sólo a nivel individual sino también, a nivel colectivo. Utilizar la comunicación pasiva o agresiva, en vez de la asertiva, también puede ser otro error frecuente en nuestros días.